INICIO, QUIENES SOMOS

Cada centro escolar, en virtud de su autonomía, debe definir lo que quiere ser y lo que se propone hacer. Esta definición se recoge en unos documentos que ordenan a medio plazo la actividad escolar. De entre todos ellos el Proyecto Educativo de Centro es el documento fundamental, en el que la comunidad escolar expresa sus opciones y plantea sus prioridades, que deben ser referentes obligados para los otros, especialmente el Proyecto Curricular y el Reglamento de Organización y Funcionamiento. Algunos centros ya han iniciado el proceso de elaboración del Proyecto Educativo, que, en unos casos, ha culminado y, en otros, aún debe ser acabado. Otros muchos centros han comenzado por otros documentos, especialmente por el Proyecto Curricular y el Reglamento de Organización y Funcionamiento, como expresión más cercana a la práctica. En consecuencia, la mayoría de los centros escolares públicos vascos estén en pleno proceso de definición de su Proyecto Educativo o deben iniciarlo. De ahí que el Departamento de Educación, Universidades e Investigación ha considerado oportuno ofrecer una Guía para la elaboración del Proyecto Educativo de Centro. Con esta Guía se quiere poner de manifiesto la voluntad del Departamento de que este Proyecto sea una realidad vigente y operante en todos los centros en un plazo breve. Por otra parte, con ella quiere ofrecer ayuda a los centros que la necesiten para que la elaboración de este documento no sea excesivamente onerosa para los centros. Aunque probablemente sea obvio para todos, deseo poner de manifiesto que lo que se presenta en esta Guía es una orientación, en ningún caso una exigencia. Sen- 7 tada esta premisa, nos gustaría que, en cualquier caso, se tuvieran en cuenta algunos de los criterios sobre los que se ha formulado la Guía:

En el Proyecto Educativo se recogen las opciones educativas de los centros. Por consiguiente, el reto de elaborar este Proyecto supone tener que elegir entre distintas posibilidades educativas. Los centros públicos vascos deben elegir aquellas que sean coherentes con las características de la Escuela Pública Vasca y los fines que se le han asignado, las que se adapten mejor al alumnado que recibe y al entorno social, cultural y lingüístico al que pertenecen y las que respondan a los valores que la comunidad escolar, desde una concepción plural y democrática de la educación, considere que deben fundamentar la acción educativa. El Proyecto Educativo es obra de toda la comunidad escolar, no sólo del profesorado, aunque éste tenga una parte activa indiscutible. Se ha de poner especial cuidado en el proceso de elaboración, hasta el punto de que el Proyecto Educativo será válido, no tanto si el documento final es bueno, como si el proceso para su elaboración ha permitido a toda la comunidad escolar ir expresando sus opiniones, acercando posturas, sintiendo como suyas las formulaciones en donde se vayan cristalizando los acuerdos. El Proyecto Educativo debe ser un documento que facilite la identificación de la comunidad escolar como tal y posibilite la proyección de una imagen clara y positiva hacia el exterior. Es un documento que se asienta sobre la percepción de la realidad del propio centro y de las demandas que entiende que le llegan desde el exterior. No se necesitan estudios profundos y prolongados, se precisa una auscultación sincera y un compromiso colectivo. Por último, el Proyecto Educativo ha de servir para modificar y mejorar el centro. Del análisis de la situación de partida y las posibilidades de mejora deseable del centro, el Proyecto Educativo debe formularse de tal modo que oriente las acciones de mejora y suponga el compromiso de toda la comunidad escolar de avanzar en esa dirección. Es deseo del Departamento de Educación, Universidades e Investigación que todos los centros escolares vayan definiendo su Proyecto Educativo, de modo que todos y cada uno de ellos afirmen su propia identidad y proyecten una imagen nueva de su quehacer educativo.